De saqueos y desabastos; ofertas y demandas.

-066, hablo para denunciar a un huachicolero-, dicen que es la llamada anónima que hacen ahora las ´tías´ cuando las corta el novio petrolero. Pero si no les digo, cuánta maldad.

Hola que tal chamacones y chamaconas, finos lectores. Empiezo con un poco de humor estas líneas para abordar el tema que en las últimas horas está volviendo loca a buena parte de la ciudadanía. Me refiero al desabasto de combustible en ciertos puntos del país que, a decir del gobierno federal, se está dando tras cerrar los ductos por los cuales, desde el interior de Pemex, se robaban miles de litros de combustible y que representaban pérdidas millonarias para la paraestatal y enriquecimiento ilícito de funcionarios corruptos.

A decir verdad, personalmente no me sorprendió la noticia dado que, desde hace dos años que tuve la oportunidad de visitar Salamanca, personal de confianza de la refinería ahí existente me pusieron al tanto de que había líneas fuera de operación pero que por las noches reportaban movimientos, y que, al notificarle los sucesos a los altos jefes, estos simplemente se enfadaban y les pedían retirarse y no hacer más preguntas.

Por otro lado, lo que sí me sorprendió es la determinación del presidente Andrés Manuel López Obrador de desmantelar de raíz el problema de saqueo a la nación, pues a una semana de haber militarizado los accesos y puntos estratégicos de la refinería en Salamanca detectó que desde el interior de Pemex se robaban cerca de mil cien pipas de combustible y también descubrió que existen muchas gasolineras que operaban con combustibles de dudosa procedencia, las cuales quedaron al descubierto al quedar en desabasto tras el cierre de los ductos y por el cambio de los métodos de distribución de los hidrocarburos, tómala papá! Dijera la chamacada.

Sin embargo, pese a que el mayor señalamiento de complicidad y culpabilidad en el robo de combustibles a la nación es directo sobre funcionarios de Pemex y gobiernos anteriores, no se debería subestimar la existencia de las tomas clandestinas y decir que solo eran cortinas de humo para desviar la atención de la población toda vez que son precisamente estas tomas las que, en muchas ocasiones, representan un riesgo latente para la ciudadanía asentada en las colindancias con el derecho de vía de los oleoductos.

Para terminar y en lo que respecta a la ciudadanía que no pertenece al grupo de personas que hace negocios turbios con funcionarios corruptos de Pemex, el presidente AMLO hizo un llamado a no adquirir hidrocarburos de dudosa procedencia para no fomentar el robo de combustibles a la nación. Ahí creo, personalmente, que le faltó añadir los años de cárcel que implica la nueva tipificación de este delito y aclarar si aplica para los compradores quienes podrían estar incurriendo en el delito de receptación. Cosas de la oferta-demanda mis chamacones.

Oigan, una última, tras el anuncio de los proyectos federales en el istmo durante los próximos dos años, y ya que señalan a López Obrador como un presidente incontrolado e incontrolable, mucho cuidado deberían tener aquellos en cuyos terrenos o propiedades se cometen ilícitos, no vaya ser que en una de esas al gobierno actual se le ocurra ir a los archivos de los títulos de propiedad para castigar a los meros dueños de los lares en donde se estén cometiendo los diversos delitos de tipo federal que ya conocemos. Como en los tiempos de don Porfirio Díaz, en pocas palabras. En caliente.

Ahora sí, nos leemos en la próxima edición.