CAUDILLO REVOLUCIONARIO JUCHITECO CHE GOMEZ

CAUDILLO REVOLUCIONARIO JUCHITECO CHE GOMEZ,

HOY, CONFERENCIA MAGISTRAL CON GRAN HISTORIADOR

 

Juchitán, Oax.-El 2 de noviembre de 1911 se enciende la rebelión de pobladores del distrito de Juchitán que inició con el ataque de “tres mil indios”, según el parte militar, al cuartel Carlos Pacheco ubicado en lo que hoy es la Escuela Centro Escolar Juchitán, era presidente electo Francisco I. Madero y gobernador del estado Benito Juárez Maza.

El líder de este levantamiento era José F. Gómez un abogado hijo de una familia acomodada que solía defender la causa de los mas pobres y que no tenía ninguna necesidad de estar en la política asegura Gonzalo Jiménez López historiador y autor del libro Historia de Juchitán pue era un acaudalado.

Al conmemorarse el CVII aniversario de su asesinato acontecido en la estación de Rincón Antonio, hoy Matías Romero, el 5 de diciembre de 1911, el historiador dará una charla sobre la vida del caudillo y los sucesos de la rebelión chegomista este miércoles en la Casa El Ocote en la segunda Sección a partir de las seis de la tarde

Los disturbios que se dieron no sólo en la cabecera sino en distintos pueblos del distrito se extendieron hasta 1912 hasta que se dio una amnistía a los sublevados, iniciaron al ser destituido Che Gómez como Jefe Político por el gobierno del estado, lo que enardeció a la población principalmente del sur de la ciudad.

La sublevación se encendió cuando se supo que el que venía a sustituirlo era Enrique León que los juchitecos relacionaban con el coronel Francisco León un férreo militar que castigó sin piedad las inconformidades del pueblo cuando fungió como autoridad en Juchitán, por lo que los simpatizantes del abogado le exigieron no entregar el poder a su sucesor.

El pueblo se dividió en dos bandos los “verdes” que eran los inconformes contra la imposición del gobierno del estado y que solían identificarse por portar en el cabello, en el caso de la mujeres, ramas verdes y en la solapa o en el sombreo los jombres; y los “rojos” el bando de las familias acomodadas a favor del gobierno.

La ciudad en el mes de noviembre de ese año fue escenario de cruentas batallas, los sublevados casi sin armas hostigaron el cuartel militar y asesinaron a integrantes del bando rojo e incluso a un extranjero, hasta que fue enviada una columna que rompió el cerco y repelió a los juchitecos a punta de disparos de artillería.

La ciudad quedó devastada, los cronista relatan que el templo de San Vicente Ferrer quedó casi como está ahora, el fuego de artillería tiró los dos campanarios que fueron restauradas hasta 1945.

Al no darse tregua en la batalla los cadáveres quedaron regados en las calles por muchos días atrayendo a los zopilotes, los cadáveres insepultos según la cifra de los periódicos fue de mil cuerpos insepultos.

Por intervención del presidente Madero las hostilidades cesaron por parte de las fuerzas federales aún con la insistencia del gobierno del estado de que se acabase con los rebeldes. Recién tomado el poder Madero mandó un salvoconducto a José F. Gómez para que iniciara negociacilnes en la ciudad de México, en el camino fue asesinado.